Entrevistamos a Miguel Moro, autor de “Vivir con menos”

Miguel Moro Vallina, ingeniero de formación, trabaja como docente y consultor
en el ámbito de las nuevas tecnologías. Autor de publicaciones técnicas, también
ha abordado otras temáticas: la historia económica y la economía financiera
en Crisis y deuda externa: las políticas del FMI y el urbanismo en Oviedo detrás
de la fachada. También participa esporádicamente en cursos de verano de la
Universidad de Oviedo sobre Teoría de la Organización y Ecología Política.

9788484596820¿Cómo describirías Vivir con menos?

Vivir con menos es una guía de prácticas ecológicamente sostenibles, una forma de repensar nuestros hábitos de consumo de alimentos, energía o recursos para hacerlos más responsables, es decir, más conscientes de las consecuencias medioambientales que poseen nuestros actos.

¿Es posible cambiar nuestra huella ecológica con pequeños gestos?
La magnitud de los problemas ecológicos a los que nos enfrentamos es muy grande. Los pequeños gestos, como cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, apagar la vitrocerámica unos minutos antes de terminar de cocinar para aprovechar el calor residual o evitar dejar los aparatos en posición de Stand-by, son importantes pero no suficientes; también son necesarias medidas que implicarán repensar nuestros modelos de vida, de transporte y de consumo, nuestra ordenación del espacio o nuestro modelo de producción alimentaria. Vivir con menos trata de conjugar ambos enfoques, atendiendo simultáneamente a lo micro y a lo macro.

¿Una familia media que aplique las medidas que se explican en este libro cuánto puede ahorrar?
El ámbito más fácil de cuantificar es el ahorro energético, en el que hay
estimaciones que sitúan entre 400 y 1.000 euros la cantidad de dinero que se
puede ahorrar en la factura energética con medidas de reducción, eficiencia y
aislamiento. Otros ámbitos son más difíciles de cuantificar, pero conllevan
también ahorros importantes de dinero, energía y recursos: el uso de las piernas,
la bicicleta o el transporte público en lugar del automóvil, la apuesta por la
durabilidad de los objetos y no por su obsolescencia y sustitución compulsiva,
el consumo de más hortalizas de temporada y menos alimentos industriales…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s